Alquilar nuestra propiedad con garantías

Son muchas las familias españolas que, para sobrellevar de la mejor forma posible el escenario de incertidumbre económica en que nos encontramos, han optado por alquilar sus segundas viviendas o, en definitiva, los inmuebles de su propiedad que se encuentren desocupados.

Este paso, no obstante, es complicado a veces, ya que los inquilinos pueden dar muchos dolores de cabeza: desde el impago del alquiler hasta la provocación de daños y destrozos en el inmueble. En este sentido, si lo que quieres es alquilar tu propiedad con garantías, lo mejor es optar por un seguro de impago del alquiler, un producto más que recomendable en estos casos.

¿Qué es un seguro de impago del alquiler?

Un seguro de impago del alquiler es un tipo de póliza de seguro que protege al propietario de un inmueble o arrendador ante el impago del alquiler por parte del inquilino. En definitiva se trata de alquilar nuestra propiedad con garantías. Aunque esta es su cobertura principal, lo cierto es que este tipo de seguros tienen otras coberturas que pueden resultar muy útiles para el arrendador.

Sin duda, la contratación del seguro de impago del alquiler puede ser muy beneficiosa para los propietarios de inmuebles que deciden ponerlos en alquiler, ya que estos incluyen coberturas muy interesantes y tienen bastantes ventajas.

Coberturas de un seguro de impago del alquiler

Aunque las coberturas de estos seguros dependerán, en gran medida, de la póliza que se hubiera contratado. No obstante, hay algunas coberturas que suelen incluir todos los seguros de impago del alquiler. Son las siguientes:

  • Impago del alquiler: esta es la cobertura principal y más importante de este tipo de seguros. En caso de impago del alquiler, la compañía de seguros será la que pague al arrendador esta cuantía, con un máximo de 12 mensualidades.
  • Gastos por cerrajero y cerradura: en caso de desahucio será necesario contar con los servicios de un cerrajero. Los gastos derivados de estos servicios correrán a cargo de la empresa de seguros.
  • Actos vandálicos: puede ocurrir que el inquilino provoque daños y destrozos en el inmueble alquilado. En este caso, será la aseguradora la que se encargará de los gastos derivados de los destrozos ocasionados por el inquilino en la vivienda.
  • Asesoramiento jurídico: el asegurado tendrá a su disposición los servicios de abogados que resolverán las dudas relacionadas con el alquiler que el arrendador pudiera tener.
  • Defensa jurídica: el asegurado tendrá acceso a profesional del Derecho que lo representarán y defenderán en caso de que sea necesario acudir a juicio para la resolución de un conflicto derivado del alquiler.

Las ventajas de tener un seguro de impago del alquiler

El seguro de impago del alquiler es un producto cada vez más demandado por los arrendadores, ya que cuenta con bastantes ventajas. Son las siguientes:

  • Protección frente al impago del alquiler: esta es la ventaja principal de estos seguros, ya que la aseguradora pagará las mensualidades de alquiler impagadas por el inquilino. No obstante, hay un máximo de 12 mensualidades y es preciso que el arrendador avise a su compañía de seguros antes de que hayan transcurrido 3 meses desde el primer impago. Esto es fundamental, ya que, si se deja pasar este plazo, la compañía de seguros no reembolsará al asegurado las mensualidades impagadas.
  • Se evita acudir a la vía judicial: a veces no queda otro remedio, pero lo cierto es que contratar un seguro de impago del alquiler suele evitar tener que recurrir a un procedimiento judicial de desahucio —los cuales se pueden demorar entre 8 y 10 meses—. Sin duda, es mucho más rápido que la aseguradora se haga cargo del pago de las mensualidades del alquiler impagadas.
  • Cobertura de los gastos de suministros: aunque dependerá del tipo de póliza, hay muchos seguros de impago del alquiler que también se harán cargo de las facturas de suministros que el inquilino moroso ha dejado impagada, así como los gastos de comunidad.
  • Se contratan de forma rápida y sin papeleo: este tipo de seguros s pueden contratar de forma rápida a través de Internet. Además, el asegurado no deberá aportar mucha documentación, únicamente deberá facilitar el DNI.

Alquilar una vivienda tiene muchas ventajas, pero también puede suponer un verdadero quebradero de cabeza. Es por ello por lo que lo mejor es contratar un seguro de impago del alquiler, de forma que el arrendador esté seguro en todo momento que recibirá el pago del alquiler y que está protegido frente a diferentes problemas relacionados con el inquilino.

Javier Lorente Murillo
Últimas entradas de Javier Lorente Murillo (ver todo)

Deja un comentario