Skip to main content

¿Cómo funcionan una eSIM?

Una tarjeta eSIM no es una tarjeta SIM de plástico como las que estamos acostumbrados. Se trata simplemente de un «código» puede ser en forma de QR o de un simple código alfanumerico.

Tiene ciertas ventajas sobre la tarjeta SIM física, por ejemplo permite unas portabilidades mucho más cómodas. Simplemente tienes que pedirle un nuevo código al operador donde quieras migrar e instalarlo en tu dispositivo anulando en ese mismo momento y de forma automática la SIM que tuvieses en el anterior smartphone. No es necesario esperar varios días a recibir por correo ordinario el plástico nuevo, esperar al cambio de línea de madrugada para cambiar el plástico en tu dispositivo, buscar la aguja… :)

Uno de los inconvenientes que puede tener para algunos usuarios es que una vez instalada, la tarjeta va ligada 100% a ese dispositivo. No puedes instalar esa eSIM en otro, tienes que pedir un duplicado a tu operadora. SIn embargo, a diferencia de los duplicados de plástico, la mayoría de operadoras de telefonía ofrecen duplicados de eSIMs de forma gratuita.

Otro de los inconvenientes, aunque se irá solventando con el tiempo, es los pocos dispositivos compatibles, los Google Píxel, aifons y poco más.

Me he interesado por esta tecnología porque el otro día en un viaje al extranjero tuve la mala suerte de que me pisó el móvil un elefante con tan buena suerte de que pude salvar la tarjeta SIM. La introduje en otro terminal que llevaba de los antiguos por tema de bateria y pude seguir recibiendo SMS de verificación de todo tipo. Me pregunté a mí mismo qué hubiese pasado si hubiese perdido también la tarjeta SIM. Y pensé que seguramente hasta al volver a España no hubiese podido recuperar la línea. Y dije, ¿qué hubiese pasado con una eSIM?

Investigué y todo mi gozo en un pozo, tanto Pepephone como Movistar requieren de una primera activación en España para que funcione correctamente.