Préstamos rápidos de Ferratum

Dentro de las diferentes propuestas de financiación rápida que encontramos en el mercado, Ferratum ha ido ganando espacio como una de las más conocidas.

Probablemente, esto tiene que ver con un modelo de financiación un tanto diferente al de otros préstamos rápidos. Ya que se basa en una suerte de cuenta de crédito, denominada crédito flexible, y que, muestra particularidades interesantes a tener en cuenta, si se necesita acudir a este modelo de financiación.

Se trata de una empresa fundada en el año 2005 cuyas oficinas centrales se ubican en Helsinki, Finlandia. Se encuentra presente no sólo en Europa, sino también en todo el continente americano, África, y Asia-pacífico, extendiéndose en más de 25 países. Se considera a esta compañía como una de las pioneras en lo que a financiación alternativa se refiere, con más de 2 millones de clientes a nivel global.

Ferratum cotiza en el segmento Prime Standard de la Bolsa de Frankfurt, cumpliendo con los más estrictos estándares de calidad y transparencia.

Política de préstamos

La firma declara en su política de préstamos buscar la mejor solución para los procesos de préstamos,También combinarla con un servicio personalizado de información, reclamación y atención al cliente las 24 horas los siete días de la semana. En este sentido facilitan la comunicación con sus clientes a través de dispositivos móviles, por internet, o directamente en los servicios de atención al cliente tradicionales.

Para lograr sus objetivos la compañía ofrece una política de préstamos basada en procesos simples, con un desarrollo de producto que, en sus palabras, busca experiencias ágiles y sencillas, que proporcionen transacciones seguras, confidenciales y eficaces, basadas en los Standard más altos de tecnología en seguridad y protección de datos.

Cómo funciona

Una de las particularidades de esta firma es el modelo de financiación que nos propone, basado en el Crédito Flexible de Ferratum.

El funcionamiento de esta financiación se asemeja mucho al de una tarjeta de crédito, o una cuenta de crédito, pero, realmente sin disponer de ninguna de las dos. Siempre que la operación ya está aprobada y el crédito activado, el usuario tiene disponible un importe que varía, de hasta 500 € para nuevos clientes y de 1000 € para clientes ya existentes. Estos importes son los límites máximos a financiar.

El funcionamiento es realmente simple. El usuario, con los límites establecidos, sólo debe acudir al área personal en la página web de la compañía, y elegir la cantidad que desea transferir a su cuenta bancaria. Con un simple clic la operación se realiza. No son necesarias las esperas ni los trámites ya que todo ello ya ha quedado englobado en la operación de aprobación del crédito.

Se puede solicitar todo o parte del disponible. A medida que el disponible se va devolviendo, éste vuelve a activarse en modo crédito. Pudiendo planificar las devoluciones en función de la necesidad de cada uno. De este modo, lo que se nos propone es un respaldo financiero constante que pueda utilizarse en caso de necesidad, pero, que si no se utiliza, no genera gasto.

Qué necesitas para solicitar un préstamo en Ferratum

Las condiciones básicas para solicitar este modelo de financiación son realmente sencillas: disponer de un número de teléfono móvil, banca onLine, ser mayor de 18 años y tener residencia en España.

Pero, hay que tener en cuenta, que cumplir estas condiciones no garantiza la concesión del crédito. Obviamente la compañía estudia tu estado crediticio. Es cierto, que a diferencia de los préstamos personales tradicionales, no se te van a pedir avales por ejemplo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que deudas con otras entidades financieras o bancarias, y tus datos incluidos dentro de registros de morosidad como ASNEF juegan en su contra. Es decir, ese tipo de deudas financieras contribuye a la denegación del préstamo.

Pasos para solicitar un crédito en Ferratum

Se trata de un proceso realmente sencillo y rápido.

En el caso de nuevos clientes estos deberán rellenar un formulario. Dentro de formulario también deberán indicar el dinero que desean retirar por primera vez, recordamos que para nuevos clientes el límite máximo es de 500 €.

La plataforma pedirá una serie de datos personales y procederá a la verificación de ellos. Se trata de procesos completamente seguros y online. Recuerda, que para este proceso necesitas tener una cuenta bancaria accesible desde Internet. Una vez comprobados los datos la compañía te comunicará de manera rápida si es susceptible o no de tener tu crédito aprobado. Una vez aprobado el crédito en el proceso de uso del mismo, como ya hemos visto anteriormente, es muy rápido.

En el caso de clientes antiguos, estos simplemente deben entrar en el área personal y comprobar la disponibilidad de su crédito flexible. Como hemos visto, a partir de esa disponibilidad simplemente con pulsar un botón podrán solicitar la cantidad que desee, el total o una parte del dinero disponible.

Devolución y aplazamientos del préstamo

A la hora de devolver el préstamo se nos proponen tres opciones, las tres realmente cómodas y sencillas:

  • Abonar el pago que se desea realizar a través de tarjeta de crédito. Para ello el cliente se puede poner en contacto con la compañía a través de un número telefónico o de un e-mail.
  • Abonar el pago que se desea realizar desde el área personal de cliente en la página web, eligiendo para ello el pago seguro a través de Trustly.
  • Realizando una transferencia bancaria desde tu cuenta. Es importante aquí saber que la transferencia no se realiza a la cuenta bancaria desde la que recibes el dinero del préstamo, sino a otra cuenta de banco Santander que te proporciona la compañía.

Devolución Flexible

Como su nombre indica la devolución es flexible, aunque con alguna particularidad. La particularidad principal es que existe un monto mínimo de devolución mensual. De esta forma el monto mínimo se corresponde con 75 € para importes retirados de hasta 500 €, o del 12,50% de los importes retirados de más de 500 €. Pero, son importes mínimos, es decir, realmente puedes, a partir de estas cantidades, devolver el crédito como mejor te venga. Incluso pagarlo entero en un solo pago. Esto lo puedes hacer en un día, en cuatro días, en un mes, en un año…

Para situaciones en las que no se puede hacer frente a la cantidad mínima en un mes determinado, la compañía ofrece la posibilidad de hasta dos aplazamientos al año. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estos aplazamientos no deben ser consecutivos, y, deben solicitarse a la compañía tras el pago de la última factura. Una vez aprobado el aplazamiento, el siguiente mes no tendrás que pagar la cantidad mínima. Ojo, para ser susceptible de aprovechar estos aplazamientos, debes haber abonado al menos un plazo y estar al corriente de los pagos.

Obviamente, como ocurre con cualquier financiación, no devolver en plazo del préstamo, va a generar unos costes e intereses elevados. Por ello, es importante planificar bien el dinero que vas a utilizar, y cómo lo vas a devolver.

Costes e intereses

El apartado de costes e intereses, lógicamente, es fundamental para cualquier tipo de financiación y también en este caso.

Afortunadamente la compañía es muy clara y ofrece un modelo transparente en lo que se refiere a sus intereses y costes, que serían los siguientes:

El Crédito Flexible tiene un interés diario de 0.2833%, y por cada retirada de dinero que realices se te aplicará una comisión por disposición de 12.50%

Por ejemplo, para una retirada de 100€ a devolver totalmente en 30 días, pagarías:

  • Intereses: 100€ x 0,2833% x 30 días =8.5€
  • Comisión por disposición: 100€ x 12.50%= 12.50€
  • Total a pagar: 100€ + 8.5€ + 12.50€ = 121€
Etiquetas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.