¿Qué es Cabify?

Polémica entre Taxistas y Cabify

Al hilo de toda la polémica actual entre taxis y cabify; voy a exponer mi opinión personal tras unos cuantos años usando Cabify y por supuesto también cogiendo taxis convencionales.

Comenzaré diciendo que hoy en día si puedo permitirme el lujo de esperar unos minutos desde que hago la reserva hasta que el coche llegue al punto de encuentro, siempre pido un Cabify, a poder ser eléctrico. Digo a poder ser porque suele haber menos disponibilidad y suelen tardar algo más en llegar. A día de hoy, como usuario es el único inconveniente que le encuentro a día de hoy a elegir un Cabify frente a un Taxi.

¿Por qué? A decir verdad egoístamente solo se me ocurre una razón por la que coger un taxi: “porque hay más”. Si vas con prisa y estás en plena calle, muchas veces es lo más rápido. El resto, desde el punto de vista de un usuario, en la mayoría de los trayectos son totalmente desventajas frente a cualquier otra empresa de coches con conductor. Luego profundizo. Decía egoístamente por eso de ayudar a un sector que no está atravesando sus mejores momentos, las licencias les supusieron desembolsos importantes en su día y ahora parece que ciertas reglas han cambiado, etc, etc. Sin embargo no quiero entrar en esa polémica. Entiendo que esas son cosas que deben solucionar quien deba hacerlo en cada momento y lugar. Somos los ciudadanos los que debemos adoptar la ley que haya en cada país y en cada momento y elegir entre todas las opciones legales bajo nuestro criterio la que más nos convenza. Además cada gremio, empresa, o colectivo de cualquier tipo etc está en su derecho de intentar mejorar sus condiciones siempre dentro de la legalidad vigente. Esto es algo que no todo el mundo entiende.

La verdadera competencia: el coche autónomo

A veces la tecnología va mucho más rápido que la legislación. Y más que va a ir. Abróchense el cinturón que vienen curvas. Internet ha supuesto una revolución en muchas industrias mayor que la que supuso la revolución industrial, la máquina de vapor o incluso la llegada de la electricidad. Pero esto no es nada por lo que está por venir con el machine learning. Un ejemplo claro en este sector lo vamos a ver próximamente con los coches autónomos, algunos modelos ya están funcionando en ciudades como San Francisco incluso funcionan como taxis públicos en Singapur. Sí sí, taxis públicos sin conductor funcionando ya desde hace tiempo en este planeta. Yendo un pasito más allá me atrevo a decir que en no muchos años estará totalmente prohibido conducir para humanos. Me entristece enormemente leer a los presidentes de las principales asociaciones de Taxis decir que el problema es la competencia desleal de empresas como Uber o Cabify, no se están enterando de nada. El coche autónomo está a la vuelta de la esquina, TESLA Shadow sigue recogiendo miles de km por hora, solo es cuestión de cruzar cada vez más datos con cada vez más sensores para que un coche autónomo no sea 10 veces más seguro que un conducto humano, si no 100, luego 1000…

La zona de confort de los taxistas

¿Qué quiero decir con esto? Que no se trata de protestas de taxistas contra Uber o Cabify, se trata de resistencia al cambio. Se trata de querer puertas al campo. Se trata de querer parar con barricadas y palés de madera un verdadero tsumani. Por supuesto que no todo vale, faltaría más. Por supuesto que hay que legislar, por supuesto que hay que defender gremios especialmente sensibles y necesarios para la sociedad de forma pública, por supuesto que debemos intentar construir una sociedad más justa y con igualdad de oportunidades para todos, faltaría más. Simplemente lo que trato de transmitir es que a veces es mucho más productivo intentar subirse a la ola y aprovechar la inercia que lleva que intentar pelear contra el propio progreso. No recuerdo donde leí que cuando unos trabajadores del siglo pasado pico y pala en mano protestaban porque una excavadora “les quitaba” los puestos de trabajo se les contestaba que mejor repartiesen cucharillas de té, que así habría más trabajo para todos.

Esto es aplicable a muchos sectores. Pero sobre todo es aplicable a muchas personas. Cierto tipo de personas se aferran a sus poltronas y tienen auténtico pánico a salir de su zona de confort sin darse cuenta que fuera no solo está lo desconocido si no también la zona mágica. Tenedlo claro, se acabaron las profesiones para 30 o 40 años tal y como las hemos conocido hasta la fecha. Quien no esté dispuesto a salir de su zona de confort periódicamente seguramente tenga que vivir de la renta universal. Un ejemplo sencillo lo supone la española JoinUPTaxi,  tecnología para compartir y abaratar carreras entre varios usuarios. Incluso el ayuntamiento de Nueva York se está planteando hacer que sea obligatorio por ley compartir taxis entre usuarios eligiendo las rutas más eficientes para todos. Si vamos a ir 30 usuarios de un mismo distrito del centro de Madrid al Aeropuerto en un rango de 5 o 10 minutos, no habría alguno de esos 30 que estaría dispuesto a compartir taxi a cambio de una rebaja en la factura final? Al igual que UBER o CABIFY, no son empresas de conductores, son empresas de tecnología, son empresas que ponen ordenadores sobre ruedas, no tienen nada que ver con el taxi conducido por un humano tal y como lo conocemos, absolutamente nada.

Por supuesto que no todo el mundo está en disposición de reinventarse o reciclarse y es especialmente a esas personas a las que se debe proteger. Sin embargo entre reinventarse e increpar a usuarios porque prefieran reservar un Cabify incluso a unos pocos metros de una parada de taxi; hay un mundo. Este último ha sido un caso real que le pasó a un amigo hace unos días, un taxista indignado le recriminó que cogiese un VTC en Atocha en lugar de hacer la cola para coger su Taxi. Personalmente creo que ese caso concreto debería hacer reflexionar a muchos taxistas sobre por qué ocurre algo así. Máxime teniendo en cuenta que normalmente coger un Cabify en Atocha suele ser bastante más lento que hacer la cola para coger un taxi, pero… aún así. Cada vez se ven más coches de Cabify o UBER por estaciones de tren y aeropuertos.

Razones ojetivas por las que usar Cabify frente al Taxi

  • Comodidad. Es cierto que hay opciones como MyTaxi que permiten reservar también taxis vía APP. Dejemos la ventaja entonces asignada a “Reservar vía APP“, que ya vemos que no es algo exclusivo de Cabify. Para mí que soy excesivamente digital, es la principal razón para optar por cualquier solución que me permita reservar vía APP. Las ventajas de hacerlo vía APP son varias:
  • Puedes controlar mucho mejor el lugar exacto por donde vais. Recuerdo incluso una vez que un conductor de UBER me llevó al aeropuerto por una ruta que luego viendo el historial consideré ineficiente (dimos un buen rodeo por la m40) y tras una simple reclamación con dos clicks, a los pocos minutos me llegó un mensajito diciendo que me habían devuelto un 30% de la carrera además de un bono de 10€ para mi próximo viaje por las molestias. ¿Cuántas veces os ha pasado eso en un taxi?

  • Objetos perdidos: más de lo mismo, en todo momento sabes el nombre del conductor, matrícula del coche, teléfono y demás datos personales de la persona que conducía, así como la empresa ya sea Uber, Cabify, MyTaxi o cualquier otra APP de reserva de taxis o coches con conductor sabe también los datos de los siguientes pasajeros, obviamente si en el momento que te das cuenta, llamas al conductor, tienes muchísimas más posibilidades de recuperar tu objeto olvidado que si lo haces en un taxi donde entras y sales como Pedro por su casa.

  • Seguridad: en muchas ciudades como Mexico DF (y en muchos otros países) me comenta un buen amigo que la única opción segura es coger un UBER, los taxis, ni siquiera los oficiales, son seguros. Recordamos el caso de la sobrina de Villar que cogió un taxi en una parada oficial y fue hallada muerta.

  • Compartir el viaje: es cierto que desde que se puede compartir tu localización con Google Maps, esto tiene menos sentido pero ¿y si se lo quieres compartir a alguien que no tienes o no quieres tener como contacto en Google? Es una muy buena opción cuando haces un viaje triangular (vas a buscar a un amigo porque vais juntos al aeropuerto por poner un ejemplo) y quiere saber el momento justo en el que tiene que salir la calle en pleno invierno.

  • Facturación Online. Para los autónomos o los asalariados que tienen que justificar gastos ante su empresa, resulta imprescindible conservar todos los gastos deducibles para la correspondiente declaración trimestral en el caso de los autónomos o la liquidación mensual junto a la nómina de los trabajadores por cuenta ajena. Sobra comentar la diferencia entre tener que andar almacenando tickets de papel (siempre y cuando te hayas acordado de pedirlos, que esa es otra) en la cartera a recibir una vez al mes en tu inbox zero un PDF con la factura mensual de todo lo que has consumido, una agregada mensual o separada por carreras, como tu prefieras. Además de que si dispones de una cuenta empresa en Cabify, MyTaxi o Uber, directamente son tus responsables los que pagan la carrera.

  • Precio: un pelín más barato que el taxi. Sin entrar en por qué pueden hacerlo porque insisto, eso es tema de jueces y fiscales. Lo cierto es que pedir un Cabify en Madrid a día de hoy el 90% de las veces resulta un pelín más barato que un taxi convencional. Otra de las ventajas es que es a precio cerrado. Pides un Cabify de punto A a punto B y antes de solicitarlo te dice la distancia y lo que te va a costar, da igual las inclemencias del tráfico, vas a precio cerrado, solo puede ir a menos, si tardas menos. Haz la prueba y verás como casi casi siempre pagas menos. Solo recuerdo una vez de haber ido a Tres Cantos en Taxi y vuelto en Cabify y acabé pagando más por la vuelta que por la ida, la conclusión que saqué es que para trayectos donde el taxi pueda hacer una media de 80 o 90km/h sea más barato que Cabify, pero tampoco le presté mucha más atención puesto que el 99% de los coches con conductor que utilizo son dentro de la M30.

¿Cómo es un viaje en cabify

Hoy es miércoles 25 de Mayo. Me ha sonado el despertador a las 07:00 AM, tenía el AVE Madrid Barcelona a las 08:00. Tras la ducha y desayuno de rigor, he pedido un Cabify (eléctrico) que me paga la empresa sin yo tener que andar guardando tickets en papel de ningún tipo. La direción de casa ya la tengo guardada en la aplicación así que solo tengo que poner destino; ATOCHA > “Pedir ya”. En cuestión 10 o 12 segundos ya he pedido el cabify y en otros 30 o 40 segundos más el sistema ya me ha encontrado un conductor. Instntáneamente tengo la fotografía, el modelo de coche (En este caso un BMW i3 gris), la matricula, la foto del conductor…

Aquí os pongo un ejemplo de factura que mandan… [continuará]

About the author

Javier Lorente Murillo

https://plus.google.com/+JavierLorente/posts

Leave a comment:


A %d blogueros les gusta esto: