¿Qué es un Robo Advisor?

¿Qué es un Robo Advisor?

Los robo-advisors se caracterizan por ofrecer servicios de asesoramiento o gestión financiera de forma online. Su nombre viene de la fusión de las palabras Robot y Asesor en inglés (advisor), por lo tanto podríamos deducir que se trata de robots que asesoran, pero la realidad es que, aunque el término se ya aceptado globalmente, no refleja con exactitud los servicios que estos ofrecen.

Los robo-advisors ofrecen a los clientes una gestión de su patrimonio, con productos que la banca tradicional reserva para clientes con altos importes, a costes muy bajos gracias a la automatización de sus servicios, esta reducción de costes se traduce en una mayor rentabilidad.

Robo Advisors, ¿cómo lo hacen?

Los robo-advisors crean portfolios según las necesidades de sus clientes. Como primer paso realizan un test a cada cliente para conocer entre otras cosas sus necesidades, su patrimonio, su experiencia como inversores, sus expectativas y sobretodo su aversión al riesgo. A partir del resultado de este test se propone al cliente un portfolio concreto. Una vez el cliente acepta este portfolio o cartera de inversión delega en el robo-advisor su gestión.

Todo este proceso está automatizado, lo que supone poder disponer de una cartera de forma rápida, personalizada y a bajo coste. Además, los importes de acceso al servicio son bajos, por lo que podríamos decir que los robo-advisors son accesibles para la mayor parte de la población.

Una vez el cliente tiene su cartera empieza a beneficiarse de los servicios de su robo-advisor, que no se reduce sólo a la selección de los activos o su bajo coste, ya que otra característica de los robo-advisors es que rebalancean periódicamente las carteras de sus clientes.

Robo Advisors y el rebalanceo

Tal y como hemos comentado al principio del artículo, los robo-advisors generan la cartera personalizada del cliente teniendo en cuenta su perfil inversor y de riesgo. Pongamos el ejemplo de una persona que por su perfil se le crea una cartera de 10.000 € donde el 50% de su inversión se hará en Renta Variable y el 50% en Renta Fija. Al cabo de un periodo resulta que la Renta Variable ha subido un 10% y la Renta Fija un 2%, el cliente habrá pasado de tener 5.000 € en Renta Variable y 5.000 € en Renta Fija a tener 5.500€ en Renta Variable y 5.100 en Renta Fija, alejándose de su perfil de riesgo. El robo-advisor lo que hará será vender 200 € de Renta Variable y comprar 200 € de Renta Fija para tener una cartera con los mismos pesos que al inicio 50 % (5.300 €) en Renta Variable y la misma proporción en Renta Fija.

Los robo-advisors permiten automatizar también este rebalanceo.

Robo Advisors y otras características

La composición de la cartera viene dada por la selección de activos que realiza el comité de inversiones del robo-advisor.

Los robo-advisors, a diferencia de los bancos tradicionales gozan de independencia, es decir, seleccionan y comercializan los activos que son más interesantes para el cliente, no aquellos que toca vender según la campaña del banco. Además tienen estructuras mucho más pequeñas que un banco, lo que permite ofrecer sus servicios a un coste mucho más atractivo.

La mayoría de los robo-advisor empezaron ofreciendo solo servicios de gestión pasiva, es decir carteras compuestas por fondos indexados y/o ETFs con el objetivo de comprarlos y mantenerlos, ahorrando el coste de la gestión activa.

Hoy en día los robo-advisor ofrecen también carteras de gestión activa pero aprovechándose de las características que hemos visto hasta el momento: bajo coste, independencia y eficiencia.

Otra característica que podemos destacar de los robo-advisors es que sus costes son transparentes, es decir, es muy fácil saber lo que al cliente le está costando la gestión de su cartera. En cambio en la banca tradicional no es tan fácil conocerlo.

También podemos destacar que los robo-advisors crean carteras que invierten en todo el mundo gracias a los fondos índices y a los ETFs.

Robo Advisors, desmontando dos mitos

Desde los servicios de inversión tradicionales se intenta dar la imagen de los robo-advisors como un servicio deshumanizado donde un robot decide por ti. Está versión está muy alejada de la realidad, pues los robo-advisors cuentan con servicios de atención al cliente formados por personas con altos conocimientos que dan respuesta a lo que el cliente necesita en cada momento.

Por otro lado, se habla de estos servicios como si estuvieran exclusivamente diseñados para atraer a los millennials, quienes lógicamente serán más proclives a consumir servicios financieros de las empresas fintech, del que forman parte los robo-advisors, que no servicios ofrecidos por la banca tradicional. Pero la realidad actual es que los clientes de los robo-advisors van más allá de los millennials ya que la digitalización es global, cualquiera con un smartphone y una dirección de email puede ser cliente de un robo-advisor, y hoy en día son los clientes con ahorros que se dan cuenta que no están obteniendo las rentabilidades deseadas los primeros que están haciendo el cambio.

Los robo-advisors han venido para quedarse y son a los bancos lo que Netflix es a los videoclubs, Spotify a las tiendas de discos o Tripadvisor a la agencia de viajes.

Si quieres dejar atrás los servicios de inversión del pasado e invertir de forma eficiente e independiente te animo a realizar el test online de cualquier robo advisor. En España hay varios pero, por si te interesa, te dejo el enlace al siguiente robo advisor, con apertura de cuenta 100% digital y que posee las coberturas más altas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.