• Home  / 
  • Tecnología
  •  /  Rootear Android: ¿merece la pena? ¿es muy difícil?

Rootear Android: ¿merece la pena? ¿es muy difícil?

Antes de nada, quiero decir que más que un artículo, como muchas otras veces en este blog, simplemente voy a recoger anotaciones mías para una futura consulta, aunque ya puestos trataré de ayudar a los más profanos en la materia y que se quieran iniciar.

La respuesta a si merece la pena o no rootearlo creo que la tiene que responder cada uno, personalmente le veo mucha utilidad si tu fabricante ha abandonado las actualizaciones. En mi caso tenía un Galaxy Nexus y Google congeló el soporte en Android 4.3. Gracias a la comunidad de Cyanogen, el terminal ha podido tener una segunda vida y corre kitkat sin problemas, incluso lollipop. Más allá de las actualizaciones el tenerlo rooteado te permite instalar (o desinstalar ojo al dato) aplicaciones que se requiere ser root para poder hacerlo.

Si tu móvil es un nexus o modelos muy estándar, es muy posible que que haya rootkits y toolkit “todo en 1” y con 2 clicks consigas rootearlo e incluso instalar rom personalizadas. Si tu móvil no es un estándar, tendrás más difícil trastear con él ya que seguramente no haya tanta comunidad jugando con él como con los modelos de fabricantes “más abiertos” a ofrecer el código fuente de procesadores, instrucciones del hardware, etc. Si somos medianamente frikis, quizá debamos antes de comprarnos un móvil darnos una vuelta por los foros de XDA o HTC Manía para ver cuánta gente tiene ese mismo modelo, siempre es una garantía extra.

Se puede hacer root de muy diversas formas, la más simple (sólo sirve a veces), por vulnerabilidades del sistema basta ejecutar una simple .apk. Si no tenemos 2 formas de controlar nuestro móvil a través del puerto USB, mediante ADB o FASTBOOT. En la red tenéis amplia documentación sobre ambos métodos. Por decirlo de forma fácil digamos que el ADB es para controlar un móvil con software previamente instalado, por ejemplo meter una rom zipeada mediante adb sideload en lugar de instalarla con un recovery como CWM o TWRP. Sin embargo, el fastboot es un control más a bajo nivel, se usa normalmente para flashear imágenes .img, mediante “fastboot flash recovery recovery.img“, aunque en ocasiones también podemos instalar un .zip mediante “fastboot update rom.zip“.

Par entrar en el recovery de nuestro móvil Android (todos tienen uno, no hace falta que hayas instalado CWM o TWRP) tenemos que pulsar la tecla volumen + y el botón de encendido. Para entrar en modo fastboot, hay que hacer lo mismo pero en esta ocasión el volumen -, es decir como si estuviésemos subiendo y bajando el volumen respectivamente. OJO! Para entrar en modo fastboot, nuestro cable tiene que estar conectado al PC y en ambos casos nuestro equipo tiene que tener los drivers necesarios.

Lo más imporante de todo, para poder flashear en modo fastboot, deberemos tener el “bootloader” desbloqueado. Normalmente se consigue rooteando la máquina… pero eso ya depende del modelo. Para que el móvil responda por ADB normalmente tamibén deberemos ser root, Google es tu amigo!

About the author

Javier Lorente Murillo

https://plus.google.com/+JavierLorente/posts

2 comments

Leave a comment:


A %d blogueros les gusta esto: