Tarjetas de crédito corporativas o de empresa

Cuando seleccionamos una cuenta bancaria para nuestro negocio, en cierta manera nos estamos «asociando con el banco» a medio o largo plazo, comenzaremos a dar nuestro número de cuenta y cada vez estaremos más vinculados a la entidad. Esto puede representar un pequeño problema a la hora de disfrutar de la competencia en el sector. Es posible que tus condiciones iniciales cambien, haya opciones mejores pero no cambies porque no resulta tan sencillo cambiar de enridad bancaria como resulta portal un númro de móvil de compañía a compañía.

Una solución a este problema puede ser usar cuenta de terceros como Paypal o derivados para gestionar los pagos o cobros, el inconveniente suele ser como casi siempre las comisiones mucho más elevadas que las transferencias bancarias convencionales. Sin embargo, si usamos tarjetas de crédito para pagar normalmente no tendremos este problema.

Una colusión intermedia puede ser contratar tarjetas de crédito de empresa sin cambiar de bancao, actualmente conozco American Express Business y Iberia Cards Business. Si registras esta tarjeta en los diferentes proveedores, Facebook, Google, etc podrás referenciarla luego al número de cuenta que tu quieras, cambiar de entidad bancaria cuando las condiciones así lo aconsejen y cambiar únicamente el IBAN al que tienes referenciada tu tarjeta de crédito, y no ir cambiando la numeración de la tarjera de crédito en todas las entidades.

Además, como estas tarjetas suelen tener fecha de caducidad, también es recomendable usar medios como Paypal o Google Pay para referenciar los pagos, de tal forma que únicamente tendrás que actualizar la tarjeta en esos medios, para que todos los servicios asociados, Facebook, Cabify, Uber, etc queden correctamente actualizados con la nueva tarjeta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.